SATE – sistema de aislamiento de las fachadas

 en Noticias Pinturas Revetón

Origen del sistema de aislamiento de las fachadas y motivos de su éxito

En un contexto donde el consumo de energía pasó a ser un serio problema, apareció en Suecia en 1940 el SATE (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior) y en los años 50 se fue extendiendo a Alemania y Suiza. Fueron principalmente los países centroeuropeos los que, teniendo un parque inmobiliario más envejecido y más escasez de suelo en el interior de las ciudades, necesitaron de la rehabilitación y optaron por este sistema al ser idóneo para adaptarse a edificios ya construidos.

En los países del sur de Europa, la entrada fue más tardía debido esencialmente a que hasta hace relativamente pocos años no se ha dedicado mucho esfuerzo a la rehabilitación de los edificios y la concienciación en temas de sostenibilidad ha sido más paulatina.

En estos momentos debemos mejorar la eficiencia energética de nuestros edificios y ciudades, para dar cumplimiento a los compromisos futuros a nivel nacional y europeo y conseguir una economía de bajo consumo energético.

En Europa, el 67% del consumo total de energía de un edificio es atribuible al gasto por calefacción y por aire acondicionado, como consecuencia de presentar un nivel de aislamiento deficiente. Mediante la colocación de un adecuado sistema de aislamiento, se reducirían considerablemente el consumo energético y las emisiones de CO2 de los edificios, ya que solamente la edificación supone el 40% del consumo energético total en Europa.

El sistema de aislamiento Wall-Term® de Revetón lleva aplicándose con éxito en España desde 1978, tanto en obras nuevas como rehabilitación. Nuestro equipo técnico cubre todo el territorio para dar el asesoramiento profesional que mejor se ajusta a las particularidades de cada edificio, supervisando la obra desde la prescripción (informe de obra) hasta su finalización para garantizar una aplicación optima del sistema.

Eficiencia energética de las viviendas: el reto de la sostenibilidad

sistema de aislamiento térmico WallTerm

Las instalaciones fijas (calefacción y agua caliente sanitaria) suponen del orden del 67% del consumo energético de los hogares españoles (Guía Práctica de la Energía IDEA; Directiva 2010/31/UE). El 40 % del consumo total de energía en la Unión Europea corresponde a los edificios. El sector se encuentra en fase de expansión, lo que hará aumentar el consumo de energía.

Por ello, la reducción del consumo de energía y el uso de energía procedente de fuentes renovables en el sector de la edificación constituyen una parte importante de las medidas necesarias para reducir la dependencia energética de la Unión Europea y las emisiones de gases de efecto invernadero (Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo del Consejo de 19 de mayo de 2010 relativa a la eficiencia energética de los edificios).

Así, se adoptan políticas energéticas a nivel europeo encaminadas a paliar los efectos del cambio climático y, como consecuencia, las distintas Administraciones están llevando a cabo diferentes actuaciones encaminadas a promover medidas de eficiencia energética en la edificación, tanto de obra nueva como de edificios ya existentes, consistentes en:

  • Rehabilitar la envolvente térmica:
    • Cerramientos con el exterior
    • Particiones interiores (con locales no climatizados)
  • Promover una mejor calificación energética de los edificios tanto para obra nueva como para rehabilitación.

En este contexto el SATE contribuye a reducir nuestra factura energética al disminuir la necesidad de calefacción y refrigeración; esto supone en términos de sostenibilidad, un descenso en las emisiones de gases contaminantes, principalmente de CO2, ayudando a proteger nuestro medio ambiente.

En el caso particular de España, como en el resto de los países del sur de Europa, debido a su clima, resulta muy significativo el ahorro que proporciona el SATE al proteger nuestra vivienda del calor. El gasto para refrigerar una vivienda es mucho más elevado que el necesario para calefactarla.

Asimismo, mejora la inercia térmica al evitar las oscilaciones de temperatura que se producen en los edificios, por lo que contribuye significativamente a obtener un mejor confort térmico y habitabilidad de nuestros hogares.

El Sistema Wall-Term® de Revetón se presenta en distintas modalidades (grosor y tipo de panel aislante) que permiten adaptarse a los requerimientos y circunstancias de cada obra garantizando un ahorro notable en la factura de electricidad y también un mayor confort térmico.

¿Por qué optar por un sistema de aislamiento de fachadas?

sistema de aislamiento térmico WallTerm

El sistema de aislamiento térmico por el exterior no sólo permite lograr un considerable ahorro energético, sino que aporta otras múltiples ventajas, tanto desde el punto de vista de la habitabilidad, como de la estética del edificio.

Beneficios para los ocupantes de la vivienda

> Ahorro energético

  • La pérdida de calor durante la época invernal se ve reducida hasta en un 70%.
  • El calentamiento interior en la época veraniega se ve reducido hasta en un 30%.

> Máximo ahorro económico con un sistema de aislamiento

Por otro lado, el SATE contribuye a reducir nuestra factura energética al disminuir la necesidad de calefacción y refrigeración. En el caso particular de España, como en el resto de los países del sur de Europa, debido a su clima, resulta muy significativo el ahorro que proporciona el SATE al proteger nuestra vivienda del calor. El gasto para refrigerar una vivienda es mucho más elevado que el necesario para calefactarla.

  • El gasto en calefacción y sistema de aire acondicionado disminuye en proporción a la mejora de la eficiencia energética.
  • No se requiere mantenimiento alguno.
  • El sistema de aislamiento tiene una vida útil semejante a la del edificio.
  • Generalmente, la inversión se amortiza en un periodo comprendido entre los 5 y 10 años.

> Mejora del confort y la habitabilidad

El sistema SATE mejora la inercia térmica de los cerramientos al estabilizar la temperatura interior de la vivienda y evitar las inconfortables variaciones térmicas dentro de la misma. Asimismo, evita las oscilaciones térmicas en el conjunto de los cerramientos y de la estructura del edificio; por tanto, ayuda a mejorar su comportamiento y evita las patologías relacionadas con las dilataciones y contracciones que en ellos se producen.

El calor, además de atravesar las fachadas, es absorbido en parte por ellas provocando un efecto de acumulación en el cerramiento, siendo el muro, que es el elemento que tiene más masa, el que acumula más calor; por ello, para poder conseguir el confort interno deseado, en invierno deberemos evitar que pierda el calor que le suministra la calefacción y en verano trataremos de reducir en él la acumulación de calor por el asoleamiento. Esto se consigue más eficazmente con un sistema de aislamiento por el exterior, que mantiene toda la inercia térmica del cerramiento en el interior de la vivienda.

Asimismo, cabe destacar que, en las obras de rehabilitación de un edificio habitado, los trabajos de ejecución no perturban en exceso a los propietarios, ya que al colocarse el sistema por el exterior no es necesario que los operarios accedan al interior de las viviendas.

También es importante resaltar que esta colocación del aislamiento por el exterior evita la reducción de la superficie habitable que comportaría un sistema de aislamiento por el interior.

De los 26 millones de viviendas existentes en España, 15 millones tienen más de 30 años y 6 millones tienen más de 50. El 60% de las viviendas se construyeron sin ninguna normativa de eficiencia energética y presentan grandes deficiencias de aislamiento, lo que supone no cumplir con los requisitos necesarios de habitabilidad y confort térmico. Según una encuesta del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) de 2018, el 34% de los españoles no está satisfecho con el aislamiento de sus viviendas contra el calor y el frío.

En resumen:

  • Eliminación de la condensación interna.
  • Eliminación de la formación de moho.
  • Eliminación de la filtración de humedad.
  • Mejora del aislamiento acústico del exterior.
  • Se logra un ambiente general más saludable.

Mejora de la vivienda

> Mejora de las propiedades de la fachada con un sistema de aislamiento

  • Impermeabilización frente al agua de lluvia.
  • Protección frente a choques térmicos.
  • Corrección de fisuras en el paramento.

> Mejora de la estética del edificio

  • Renovación completa de la estética.
  • Posibilidad de elegir entre múltiples acabados y colores.

> Revalorización de la vivienda

Cabe destacar que la instalación de un SATE, revaloriza económicamente el inmueble, ya que influye en la obtención de una mejor calificación en la certificación energética del edificio.

Razones legislativas

El consumo energético de los edificios supone una parte considerable del total de energía consumida, o “factura energética” de un país, por ello los estados aprueban regularmente normativas que tienden a reducirlo.

En España, ante la necesidad de establecer reglas y procedimientos que permitan cumplir las exigencias básicas de ahorro de energía, además de otros requerimientos de la LOE (Ley de Ordenación de la Edificación), se revisó recientemente el CTE, con importantes cambios en el DB HE (Documento Básico, Ahorro de Energía).

En sus secciones HE0 (Limitación del consumo energético), y HE1 (Condiciones para el control de la demanda energética), se establece que el consumo y la demanda energética de los edificios se limitan en función de la zona climática, de su ubicación y del uso previsto.

La instalación de un SATE, sistema de aislamiento térmico por el exterior, es una de las medidas recomendadas para obtener una mejora en la calificación energética del edificio.

Razones socioambientales

España está comprometida, a través de varios tratados, con la disminución de gases de efecto invernadero, la protección de reservas medioambientales y el desarrollo sostenible del planeta (Lima 2014, Protocolo de Kioto 1997, Conferencia de Berlín 1997, Río de Janeiro 1992, etc.).

Asimismo, está comprometida con la estrategia europea 2030, por lo que debemos mejorar la eficiencia energética de nuestros edificios y ciudades para conseguir una economía de bajo consumo energético.

sistema de aislamiento térmico WallTerm

En base a este compromiso, en 2030 la U.E. debe conseguir (marco sobre clima y energía para 2030):

  • Al menos un 40% de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (con respecto a 1990)
  • Al menos un 32% de cuota de energías renovables
  • Al menos un 32,5% de mejora de la eficiencia energética

También se suma la Estrategia 2050 donde la Comisión Europea quiere una Europa climáticamente neutra, con una reduc

ción a cero de las emisiones de gases de efecto invernadero

En esta línea, España ha aprobado la “Estrategia a Largo Plazo para una Economía Española Moderna, Competitiva y climáticamente neutra en 2050”. El sector de la Edificación deberá reducir en más del 40% el consumo de energía primaria.

En España se cumplen, de momento, los objetivos en reducción de emisiones y en aumento del uso de energías renovables, aunque queda un largo camino pendiente de recorrer en la reducción del consumo de energía.

Por ello, y debido a que más de la mitad de los edificios están construidos con un aislamiento deficiente o, en muchos casos, sin aislamiento, desde las administraciones se están promoviendo planes de ayuda que instan a la rehabilitación térmica de los edificios como paso necesario para reducir nuestra factura energética.

Propiedades técnicas del sistema de aislamiento térmico de las fachadas 

Las principales propiedades técnicas de un SATE son

  • Impermeabilidad y transpirabilidad
  • La reducción de los puentes térmicos
  • La disminución de las oscilaciones térmicas y de las condensaciones
  • Preservar el medio ambiente

Impermeabilidad y transpirabilidad

El sistema de aislamiento térmico requiere una serie de fases para la aplicación de distintos materiales que actúan de forma sinérgica creando una protección transpirable e impermeable:

  • Mortero adhesivo sobre el muro del edificio.
  • Planchas de aislamiento.
  • Mortero complementario, reforzado por una malla de fibra de vidrio.
  • Capa de imprimación para la adhesión del acabado.
  • Revestimiento final.

El sistema Wall-Term® de Revetón ofrece un total de 9 acabados impermeabilizantes y transpirables, disponibles en una paleta de 315 colores pertenecientes a la Carta Proyecta.
Estos acabados se ofrecen en las siguientes texturas:

  • Morteros acrílicos de acabado rayado o granulado.
  • Morteros siloxánicos de acabado granulado, en los que prima la trabajabilidad e impermeabilidad.
  • Revestimientos anti-fisuras, dotados de una elasticidad superior.

Reducción de los puentes térmicos

La envolvente es la parte del edificio con mayor exposición a los agentes externos, confina todos los espacios interiores habitables, los separa del ambiente exterior y los aísla térmica y acústicamente.

Está formada básicamente por:

  • Los cerramientos opacos: muros, suelos y cubiertas
  • Los huecos: vidrios y marcos
  • Los puentes térmicos: principalmente pilares y frentes de forjado

El Código Técnico de la Edificación, en su Documento Básico HE, sección HE1, define el puente térmico como aquella zona de la envolvente térmica del edifico en la que se evidencia una variación de la uniformidad de la construcción, ya sea por:

  • Un cambio del espesor del cerramiento o de los materiales empleados.
  • La penetración completa o parcial de elementos constructivos con diferente conductividad.
  • La diferencia entre el área externa e interna del elemento, etc., que conlleva una minoración de la resistencia térmica respecto al resto del cerramiento.

En otros términos, el puente térmico es una parte de la envolvente en la que las propiedades térmicas se ven mermadas considerablemente respecto al resto de la fachada.

La manifestación inmediata de los puentes térmicos en los edificios es una falta de aislamiento térmico y, por lo tanto, un aumento de la transmitancia térmica local respecto al resto del cerramiento, es decir, zonas donde la resistencia térmica disminuye y que contribuirán a aumentar el valor de transmitancia térmica global del conjunto de la fachada.

Uno de los efectos indeseados que provocan los puentes térmicos en el interior de las viviendas son las condensaciones.

El SATE es una buena solución a este problema ya que, al tratarse de un sistema exterior y continuo, minimiza la aparición de este tipo de condensaciones.

La solución más efectiva para el tratamiento de estos puentes térmicos en obra nueva y, sobre todo, en rehabilitación es la instalación de un Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE), ya que es la única manera de aislar del exterior estas zonas más sensibles del cerramiento.

Disminución de las oscilaciones térmicas y de las condensaciones

sistema de aislamiento térmico WallTerm

Una de las principales causas de la aparición de fisuras en las fachadas son las oscilaciones térmicas a las que se ven sometidas debido a los continuos cambios climáticos, que provocan contracciones y dilataciones en los componentes del cerramiento, incluido el revestimiento, y frecuentemente acaban por producir fisuras en el mismo por incompatibilidad de deformaciones.

Con la colocación del aislante por la parte exterior del edificio se limitan los saltos térmicos en todos los materiales que están situados por detrás de él; por ello, disminuyen las solicitaciones mecánicas de origen térmico y se mantienen estables la envoltura exterior y la estructura del edificio.

El SATE contribuye al mantenimiento de los materiales de construcción e impide la degradación causada por las infiltraciones de agua, fenómenos de disgregación, manchas, mohos, etc. debidas a la aparición de grietas y fisuras originadas por las oscilaciones de temperatura.

Preserva el medioambiente

Se trata de un sistema respetuoso con el medio ambiente, ya que disminuye el uso de energía para la climatización de los hogares, generando, además de un ahorro en energía, una disminución de las emisiones de CO2. Esto se convierte en una ventaja a la hora de incluir este sistema dentro de una certificación ambiental de un edificio tales como LEED o BREAM.

Así que más allá de conseguir optimizar el estado de las viviendas y el confort de sus habitantes, mejora de la calidad de vida y contribuye a proteger del planeta.

El SATE es una solución poco contaminante que permite un consumo responsable de energía y consigue una optimización sostenible de los recursos.

El sistema Wall-Term® dispone de una Declaraciones Ambientales de Producto (DAP – EDP) Tipo III. Esta etiqueta (DAP) permite su incorporación en proyectos de edificios sostenibles con certificación ambiental Verde, LEED o BREEAM.

CÓMO APLICAR EL SISTEMA WALL-TERM®

Artículos Relacionados
Anfapa
ASEFAPI
GPTW Certification
X