Renovación del sistema de aislamiento exterior SATE para fachadas

 en Aplicador, Noticias

Los sistemas de aislamiento térmico por el exterior (SATE para fachadas) son la solución más eficiente a la hora de favorecer el ahorro energético de los edificios. No en vano, las deficiencias en los revestimientos y cerramientos de las fachadas suponen una pérdida de hasta el 50% de la energía consumida en los edificios con propósitos de calefacción o refrigeración.

Disponer de un aislamiento térmico óptimo es fundamental si se quiere disfrutar del mayor confort y generar un notable ahorro en la factura de la luz. Sin embargo, el paso del tiempo puede hacer que el sistema acumule suciedad, y los paneles aislantes, así como la capa de base armada se deterioren. Por ese motivo, resulta indispensable proceder a la renovación periódica del sistema de aislamiento, garantizando así la conservación de sus propiedades.

Ventajas de la renovación del sistema de aislamiento exterior SATE

La forma más inteligente de proceder a la mejora y renovación del sistema de aislamiento térmico por el exterior es llevar a cabo la incorporación sobre el sistema actual, de un nuevo sistema de aislamiento que incremente la capacidad aislante del cerramiento. Este “sobre aislamiento” ofrece múltiples ventajas, tanto en términos de costes, como de mejora de la estética exterior, así como de incremento del ahorro energético y habitabilidad interior.

Además, por supuesto, presenta las propiedades habituales de los aislamientos SATE:

  • Impermeabilidad y transpirabilidad.
  • Variedad de texturas y acabados.
  • Eliminación total de puentes térmicos de pilares y forjados.
  • Protección de la estructura del edificio de fisuras por choques térmicos.
  • Eliminación de condensaciones internas y prevención del moho.
  • No requiere derribos en la fachada.
  • Conservación de las dimensiones interiores del edificio.

Puedes comprobar todas las ventajas del SATE en este otro artículo:
Todas las ventajas de un aislamiento térmico por el exterior

Cómo renovar el sistema de aislamiento térmico por el exterior

La renovación del sistema de aislamiento térmico requiere someter la fachada a una serie de fases.
De hecho, la instalación o renovación del sistema SATE en fachadas es un proceso complejo, que requiere la aplicación de distintos materiales que actúan de forma sinérgica, incluyendo:

  • Mortero adhesivo sobre el muro del edificio.
  • Planchas de aislamiento.
  • Mortero complementario, reforzado por una malla de fibra de vidrio.
  • Capa de imprimación para la adhesión del acabado.
  • Revestimiento final.

Diagnóstico del soporte

En primer lugar, debe llevarse cabo un reconocimiento preliminar del estado del soporte y del propio sistema de aislamiento térmico.

Esto permite detectar:

  • La suciedad y biodeterioro que puedan haberse consolidado en el soporte con el paso del tiempo.
  • El deterioro y/o adherencia de las placas aislantes al soporte.
  • La cohesión y adherencia de la capa base armada previamente aplicada.

En función del diagnóstico resultante de este estudio, se determinará el tratamiento más idóneo para las patologías observadas.

Preparación

Antes de aplicar el mortero de fijación, hay que asegurarse de que el soporte se encuentra en las mejores condiciones.

  • En primer lugar, se debe limpiar toda la suciedad y biodeterioro que se haya detectado.
  • Así mismo, puede ser necesario sustituir o fijar los paneles aislantes deteriorados y reparar la capa de base armada.

Mortero de fijación

Una vez el cerramiento se encuentre en perfectas condiciones, llega el momento de aplicar el mortero adhesivo sobre la fachada, cuya elección dependerá de la naturaleza de ésta.

  • Las paredes de ladrillo u hormigón requieren morteros minerales con base de cemento.
  • Las paredes de madera necesitan morteros orgánicos.
  • No obstante, los morteros adhesivos de poliuretano de baja expansión son ideales para cualquier tipo de soporte.

Fijación de superficies

Las superficies de los materiales aislantes deben estar fijadas con las espigas oportunas. Además, en caso los paneles aislantes sean de lana mineral u otro material pesado, o bien el edificio alcance los 20 metros de altura, se ha de combinar el mortero cola, con las fijaciones mecánicas.
En aquellos casos en los que el revoque sea muy antiguo, lo recomendable es la utilización de planchas aislantes de poliestireno expandido (EPS), fijadas mediante el uso de perfilería.

El grado de deterioro del soporte puede hacer igualmente necesaria la aplicación de fijaciones mixtas, con anclajes y mortero adhesivo.

Paneles aislantes

Los paneles de aislamiento térmico y acústico disponibles en el mercado son muy variados.

  • Poliestireno expandido (EPS).
  • Poliestireno extruido (XPS).
  • Poliuretano conformado (PUR).
  • Corcho expandido.
  • Lana de vidrio o roca.
  • Vidrio celular.

Ciertamente, todas estas opciones ofrecen un excelente rendimiento. No obstante, el poliestireno expandido –como Wall-Term® EPS- es la opción más habitual.

Capa base armada

Una vez ya se ha instalado el material aislante, se ha de aplicar una nueva capa de mortero, con una armadura complementaria de fibra de vidrio con tratamiento alcalino. De esa forma, se evita que el mortero pueda deteriorar su nivel de resistencia.
Esta malla de refuerzo del sistema aporta integridad al mortero y permite absorber las tensiones sufridas por las planchas aislantes.

Imprimación

La imprimación permite homogeneizar toda la superficie del mortero y evitar incompatibilidades entre los materiales de aislamiento y revestimiento. De esta forma, todo queda listo para la aplicación del acabado final.

Acabados

Finalmente, se ha de escoger aquel revestimiento que ofrezca el acabado estético deseado, así como la protección del sistema aislante, frente a la radiación solar, y cualquier inclemencia climatológica adversa.

Proceso de renovación del sistema de aislamiento en fachadas

Nuestra recomendación: Sistema SATE para fachadas de Revetón

Existen muchas alternativas para proceder al aislamiento térmico por el exterior.
En esta ocasión, nos permitimos recomendarle las siguientes opciones, dependiendo de las necesidades de su proyecto.

  • Wall-Term® Pro es un sistema especialmente indicado para la aplicación sobre soportes como mortero, ladrillo o revestimientos acrílicos.
  • Wall-Term® Classic resulta óptimo para la aplicación sobre todo tipo de soportes –incluso de baja porosidad-, o bien allí donde se requiera realizar un acabado liso.
  • Wall-Term® Flex, por último, es la opción ideal para los soportes fisurados o sujetos a movimientos, así como cuando se requiera ofrecer un acabado liso.

No dude en consultarnos las condiciones y precios del sistema SATE para fachadas de Revetón.

Artículos relacionados
X