Cómo proteger fachadas sometidas a condiciones exigentes

 en Aplicador, Distribuidor, Noticias, Prescriptor

Las fachadas son, por definición, la cara visible de los edificios y, por ende, tienden a sufrir un mayor deterioro que otras superficies.

No obstante, hay determinadas condiciones climatológicas y ambientales especialmente adversas que pueden dañar rápidamente las fachadas, a no ser que se proceda a aplicar una protección específicamente diseñada para ello.

Ya se trate de la exposición intensa a rayos UV, lluvias frecuentes, humedad ambiental, fuertes vientos o contaminación atmosférica, es necesario utilizar un sistema que ofrezca la máxima protección, transpirabilidad y durabilidad.

Sistema de protección de máximas prestaciones para fachadas

Revetón dispone de un sistema de protección especialmente diseñado para soportes sometidos a condiciones extremas, y que requieran de las mejores prestaciones:

  • Impermeabilidad al agua de lluvia.
  • Transpirabilidad.
  • Capacidad de autolimpieza, repeliendo la suciedad y eliminándola con el agua de lluvia.
  • Alto poder de cubrición.
  • Buena adherencia en las condiciones habituales de construcción.
  • Inalterabilidad a los álcalis del cemento.
  • Alta resistencia a los rayos UV
  • Y resistencia a los microorganismos.

Diagnóstico del soporte

Antes de aplicar el sistema Protección Máximas Prestaciones de Revetón, u otro tratamiento similar, se ha de diagnosticar las condiciones en las que se encuentra el soporte, procediendo a un reconocimiento preliminar del mismo.
De forma general, se ha de examinar el grado de humedad relativa ambiental, el grado de humedad del soporte, la temperatura ambiental, la temperatura del soporte, así como la suciedad y el biodeterioro.
Además, cada soporte presenta unas características que, igualmente deben ser analizadas:

  • En lo referente al hormigón y al mortero, se ha de analizar el nivel de absorción (porosidad), la presencia de desencofrantes, la planimetría, la presencia de coqueras o irregularidades, la cohesión del soporte, la adherencia del tendido del mortero, los posibles desplomes, así como la presencia de fisuras o manchas de óxido.

Sobra decir que, en el caso de que se detecten fisuras y desperfectos, resulta imprescindible proceder a su reparación antes de continuar con la aplicación del sistema. Le recomendamos la lectura del siguiente artículo:
Reparación de fachadas con humedades por filtraciones: Causas y Procedimientos

  • En el caso de pintura u otros revestimientos, hay que comprobar la adherencia del revestimiento y el caleo superficial.
  • Si se trata de ladrillo o piedra, también hay que determinar el nivel de porosidad, el estado de las juntas del mortero y la posible presencia de piezas rotas.
  • El examen del acabado cerámico requiere comprobar la adherencia de este revestimiento, así como las juntas de mortero y la presencia de piezas rotas.
  • Las antiguas impermeabilizaciones necesitan una verificación del nivel de adherencia de las telas y membranas de impermeabilización, un examen de la presencia de coqueras e irregularidades, así como un control de las pendientes de desagüe.

Preparación del soporte

Acto seguido, se ha de preparar el soporte, para lo cual se llevará a cabo de forma general el siguiente procedimiento:

  • Limpieza de la suciedad y el biodeterioro, mediante la aplicación del Tratamiento Alcalino OH.
  • Eliminación de los restos de cemento y manchas de óxido, con un limpiador ácido, y el posterior aclarado con proyección de agua a baja o media presión.

Por otro lado, cada soporte específico puede requerir una preparación complementaria, ya se trate de un tratamiento antisalitre, la reparación y tendido con mortero, o la eliminación de la pintura previamente utilizada.

Imprimación

Una vez el soporte ya está en las condiciones idóneas, se ha de llevar a cabo la imprimación de la superficie.
En este caso, el tipo de producto a aplicar dependerá del carácter poroso o no poroso de la superficie.

  • En el primer caso, le recomendamos la utilización de Cotefilm imprimación acuosa.
  • En el caso superficies pocos porosas con cierto grado de humedad o alto nivel de biodeterioro, puede optar por Cotefilm imprimación disolvente o Texlite.

Acabados para el revestimiento

Por último, se ha de aplicar el revestimiento oportuno para el tipo de acabado deseado y en función de las propiedades que presente el soporte.

Revestimiento acrílico

Por un lado, es posible optar por los revestimientos 100% Acrílico Liso, en su acabado mate o satinado, o bien por el revestimiento acrílico Ten.

El revestimiento 100% acrílico está indicado para aquellas fachadas sometidas a condiciones exigentes, soportes exteriores que requieran mayor transpirabilidad o bien tratamiento Anticarbonatacion: Solución protectora y preventiva de las patologías en estructuras de hormigón visto encofrado in situ, pilares, cantos de frojado que pueden sufrir de la falta de impermeabilización y exposición a los gases CO2 y SO2. Este tratamiento evita el descenso progresivo de la alcalinidad del hormigón y la consecuente oxidación del armado.

Por otro lado, en el caso de que se requiera conservar la textura original de la fachada, lo recomendable es optar por el acabado liso mate del revestimiento acrílico con bajo espesor de película Ten. Este revestimiento está especialmente indicado para soportes minerales.

Revestimiento elástico antifisuras

En el caso de superficies con una propensión a la aparición de fisuras, recomendamos la utilización de los revestimientos de la gama Cotefilm NG, pudiéndose escoger entre un acabado mate, satinado, rugoso o granulado.
Se trata de revestimientos elásticos antifisuras, confeccionados con resinas acrílicas fotoreticulares, las cuales proporcionan la mayor protección y durabilidad, en fachadas sometidas a condiciones exigentes y que requieren un alto nivel de elasticidad, debido a la presencia de fisuras o la posible aparición de las mismas.

Revestimiento siloxánico

En tercer lugar, cuando se haya de proceder revestir soportes que requieren la máxima transpirabilidad, o bien repintar sobre superficies caleadas, le recomendamos utilizar Ábsyde.
Se trata de un revestimiento con base de resinas siloxánicas y acrílicas, que ofrecen máxima protección, transpirabilidad y durabilidad.
Además, resulta idóneo para una serie de condiciones especiales:

  • Soportes exteriores en los que se requiera una protección impermeabilizante y transpirable, con un acabado mineral.
  • Restauración de edificios históricos, conservando los acabados estéticos tradicionales.
  • Aplicación para decoración y protección de paramentos interiores en locales de uso intensivo.

Revestimiento pliolite

El revestimiento Textile a base de resina de Pliolite® está indicado para:

  • Soportes sometidos a condiciones exigentes, en entornos de elevada humedad y baja temperatura.
  • Soportes que requieran mayor nivel de transpirabilidad.
  • Repintados sobre superficies caleadas.

Este tipo de revestimiento ofrece una alta eficiencia en soportes poco porosos, con determinado grado de humedad o un alto nivel de biodeterioro.

Revestimiento silicato potásico

Por último, también dispone del revestimiento Síltex de acabado mate a base de silicato potásico puro.
Este revestimiento ofrece la máxima transpirabilidad y durabilidad, respetando las propiedades naturales de los soportes minerales. Por ese motivo, está especialmente indicado para la restauración de edificios históricos, pues permite respetar los acabados estéticos tradicionales.

Como ha podido comprobar, el sistema Protección Máximas Prestaciones” para fachadas cuenta con múltiples opciones -tanto durante las fases de preparación e imprimación del soporte, como en todo lo referente al acabado-, y en función de las condiciones que presente el soporte o el aspecto final que se desee lograr.

Artículos relacionados
X